El señor le dijo entonces que había sido muy amable, que sería una buena médico de mayor…

– Yo no quiero ser mayor – dijo Laura.

– ¿Por qué? – dijo el señor, que se llamaba Marco.

– Porque te tienes que ir a trabajar, dejas a los niños solos, no puedes jugar, no tienes amigos…

– Algo de lo que dices es cierto, pero, verás…. ser mayor tiene también sus cosas buenas. Cuando eres mayor descubres todo lo que tus padres te han querido, y lo trasmites a tus hijos. Cuando eres mayor tienes capacidad para devolver a los demás todo lo que se te ha dado en la vida. Mira esto que tengo -se subió la manga de la camisa y le enseñó el brazo- esta cicatriz la tengo desde hace mucho. Era muy joven y un accidente casi me cortó el brazo. Estuve a punto de morir, pero una cirujana que vive en esta casa de al lado me salvo la vida. ¿Te imaginas que hubiese ocurrido si ella no hubiese crecido, si no se hubiese hecho mayor?

– ¿Habría muerto usted?.

– Sí. Hoy no nos habríamos encontrado, yo estaría muerto y tú no habrías nacido, porque fue tu madre la que me salvó.

Esa noche, cuando su madre la besó, antes de dormirse, Laura le dijo:

– He cambiado de opinión mamá, ahora ya no pienso que no quiero ser mayor.

– Ah!, muy bien… – Ahora quiero ser mayor y quiero ser como tú.

¨

“Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidar es difícil para el que tiene corazón”

Gabriel García Márquez

Anunțuri

Un gând despre &8222;&8221;

Lasă un răspuns

Completează mai jos detaliile tale sau dă clic pe un icon pentru a te autentifica:

Logo WordPress.com

Comentezi folosind contul tău WordPress.com. Dezautentificare / Schimbă )

Poză Twitter

Comentezi folosind contul tău Twitter. Dezautentificare / Schimbă )

Fotografie Facebook

Comentezi folosind contul tău Facebook. Dezautentificare / Schimbă )

Fotografie Google+

Comentezi folosind contul tău Google+. Dezautentificare / Schimbă )

Conectare la %s